El Ser Guía Espiritual - de Uriel y Bai Avatar Lusk Gurumay

El ser guía espiritual 


Mis queridos, vuelvo con la entrega de los mensajes ya que lo siento necesario y asi lo transmito desde la elevada energia por encima de la dualidad hacia todos ustedes en la Tierra y también al planeta, ya que al leer estarán entrando en mi vibración y asi serán capaces de vibrar en el planeta la energia de la unidad, del amor, del No conflicto, de la sabiduria y la aceptación.

Durante vuestras vidas el camino a veces no será facil e incluso aquellos que estén en el camino de su alma, de la misión que su espíritu ha planificado durante eones saben que los desafíos se viven día a día y que el avance del conocimiento y la integridad son puntos importantes en la evolución que es un continuo andar. No hay nada en esta vida terrestre que no vaya  a significar un avance evolutivo para todos aquellos que estén en carne y hueso en la tierra.

De tierra están hechos y en la tierra dejarán la cáscara humana para desplegar las alas de colores y llevarse consigo las energias que han creado y recreado durante el paso en cada encarnación aumentando así sus colores y su brillo o anidando nudos y bloqueos. Es desde este lugar desde donde se vuelve a vivir una y otra vez el desafío del tránsito por la vida, la dualidad, el apego, el juego del drama de vivir.  No hay nadie que durante su tránsito por la vida vaya a estar fuera de los desafíos. Estará por fuera de su drama y luego regresará para vivirlos y superarlos con éxito y es allí donde comienzan las sincronicidades que son puntos clave puestos a la vista del alma, sentidos por intuición, vividos en el día a día pero a veces difíciles de dilucidar para la mente.

Les hablo a todos, a vuestras almas y a vuestras mentes, sabiendo que algunos entenderán mas y otros vibrarán en su sentir y llegarán al entendimiento con el tiempo. Lo que me permito es transmitir energia vital, energia divina, energia universal a través de las palabras en la lectura, para cambiar vuestra frecuencia a medida que leen, como si cada palabra, cada punto y cada coma pudieran atravesar su esencia, su materia y hacerlos vibrar en la verdad de sus colores y sus sensaciones.

Nada es casual en todo lo que sucede en la vida pero esa explicación, la unión de los puntos que definen el motivo está por fuera de la realidad, por fuera de la duadlidad y sòlo saliendo del drama, saliendo de la visión humana y yendo hacia el alma es donde podrán entender las relaciones causales, donde encontrarán los motivos de los conflictos, de las guerras, de los amores, de los duelos, de las despedidas, donde todo cobra un sentido y así hay alivio. Donde el sentido es el sentir divino, el vibrar del alma que quiso vivir, ahí está el alivio, la relajación de las emociones y la liberación de la mente.

Es ahí donde deben ir para comprender, es ahí donde está la sabiduria, es ahí donde se encuentra lo que ustedes llaman "el maestro interior". Sí, ustedes tienen las respuestas a todo pero desde el drama no las encontrarán, desde la visión de la vida con su nombre y apellido humano no hay solución, ni explicación, hay ceguera, hay estrés, hay dolor.

Para poder llegar a estos niveles por fuera de la dualidad se necesita el conocimiento, la disciplina, el entendimiento de una técnica o de alguien que sepa ya hacerlo y les enseñe: un guía. Hay que diferenciar mucho el estar fanáticamente ciegos siguiendo a alguien como un ideal, el maestro interior que debe despertar y el guía o enseñante transmisor de un conocimiento.

En la tierra, durante los años escolares ningún niño sabe por sí mismo la historia de su país, ni los nombres de los científicos como Newton o Einstein, hay siempre un maestro que les enseña, los ayuda, les corrige, los guía en ese conocimiento que debe transmitir. Este maestro no es visto como alguien perfecto, ni se tienen expectativas sobre él mas que las que corresponden a la transmisión de su materia escolar y claro, del trato con sus alumnos. Por qué un maestro de disciplinas espirituales debería ser diferente?

Las creencias de aquello que ES y DEBE ser un maestro de disciplinas espirituales está en la mente estructurada del humano de manera tal que cuando está frente a alguien que transmite una técnica o un sanador siempre esperan que estos "adjetivos" o "conceptos" se cumplan y así es cuando comienza la idealización, basada en la ceguera del humano que en vez de ver otro humano con un trabajo muy especial está viendo a un ser celestial con piernas, cabeza y lengua. Todos absolutamente todos los que en la tierra están como humanos tienen sus vivencias, sus preocupaciones, sus desafíos, sus aprendizajes y así entonces, aún si tengan un nivel evolutivo hermoso, con alas preciosas de ángel en su esencia, en su alma, son terrestres en vía de evolución, con una gran misión hermosa pero con sus defectos humanos, sus falencias y sus necesidades.

Las almas de mucha evolución bajan a la tierra y encarnan por amor, para vivir el amor, para sentir el amor, para soplar el amor, para hablar el amor.... pero el amor espiritual, ese amor que podríamos decir es el amor que siente la divinidad misma, un Dios, una Diosa y así transmite al planeta un nuevo concepto, una nueva sensación de lo que el Amor es. En esta misión y en este paso por la Tierra, un ser que en amor divino desciende y encarna tendrá grandes necesidades de amor, sentirá apasionadamente lo que hace y lo que en el amor terrestre logre vivir. Será una persona muy sensible con lo cual sus heridas serán plenas y sus llantos potentes, sus amores fuertes y la armonia un arma a conquistar. No está por fuera de los sentimientos humanos, ni tampoco es un ser perfecto que siempre pueda resolver todo por sí mismo porque su cuerpo, su aura, se carga de las energias del ambiente como la de todos, porque debe pagar sus cuentas como todos, porque su gran intenso amor del alma lo hace vivir con sensibilidad, intensidad y en esa intensidad también puede enojarse.

Por qué entonces pretender que un ser humano con una misión tan intensa sea un ser siempre perfecto? Siempre amoroso? Siempre sano? Siempre... joven y bello? jejejeje

La aceptación de las diferencias es una de las premisas a aprehender. Romper la estructura de creencias previas es un elemento escencial en el trabajo espiritual.

Ser un guía que lleve hacia los senderos del espíritu es un gran trabajo honorable y todo sabio guía sabe que debe dirigir sin crear dependencias y llevar a los seres a lograr sus propios despertares y contactos con sus espiritus. Así, el guía espiritual sabio sabe guiar a los humanos a despertar el maestro interior, y así, ese nuevo humano despierto se vuelve sensible en el amor, apasionado en el espíritu y un nuevo guía y sanador para otros, porque aún si sigue su trabajo anterior su vibración es tal que es guía y sanador sólo con su presencia.

Quitarse el velo es despertar maestros interiores y hacerlos brillar al exterior sin la creencia y la identificación del ego aún si a este jamás lo podrán quitar, porque si lo eliminaran como muchos pretenden no podrían vincularse con nadie en la tierra, no podrían jamás ser humanos sin ego. Se puede trabajar, viendo las oscuridaes es un trabajo importante en el despertar, afrontar con valentia y ser el propio guerrero espiritual.

Romper las estructuras y las creencias viejas para formar nuevas da lugar al Ser, y Ser es en la tierra un humano con falencias y necesidades.

Acepten guías con sabiduria sabiendo de sus imperfecciones y así serán ustedes iluminados.

En amor,

Soy Uriel junto a Bai Avatar lusk Gurumay
en misión para el Planeta Tierra

Comentarios

  1. Gracias. Estoy agradecida por permitirme sentir esta preciosa energía a través de la lectura. Me anima a continuar experimentando en mi existencia cómo todo es un mágico aprendizaje. Me alienta a seguir andando. También me recuerda que no estoy sola. Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

We are glad to receive your kind and respectfull comments. May the Diamond LIght of Sirius bright in your soul. Lusk Gurumay

Entradas populares de este blog

LA MISION ESPIRITUAL

ENTREVISTA A ESPIRITU DEL LOBO

EL CAMBIO, DE LA ESPERANZA A LA ACCION