CRONICAS VENECIANAS


Un paseo en la góndola del despertar





Ante la vista romántica del mar esmeralda, unas góndolas que pasean y la arquitectura de castillos medievales el agua serena comenzaba a trasladarme hacia la danza de la cuna del porvenir.
El vuelo fue magnífico, salir de las nubes de la imponente Amsterdam atravesando en  la oscuridad de la noche los Alpes austríacos era similar a meterse en el túnel del tiempo, entrar en la dimensión de la noche oscura durmiendo con la vibración del viento para encontrar un nuevo nacimiento en el mar sereno color esmeralda.

Ya su color magnífico mostraba que las olas, que no se percibían, tenían su movimiento en el interior de todos los participantes o –inventemos la palabra “jugueteantes”, para aquellos que integraron el maya de los días italianos-.

Respiré frente al mar frente a la Costa Adriática y mi corazón conectó la esmeralda y mi respiración fue cardíaca. Un suave movimiento me adormecía aún con mis ojos bien abiertos para observar el movimiento de la espuma que se levantaba con la brisa. Había paz, el mar estaba calmo, la esmeralda brillaba y el canto de las sirenas y ninfas en lo profundo del océano comenzó a quitarme de mi.
Hermanitas del viento que tan suave me dejan volar en sus brazos con sus hermosas sonrisas dándome protección y seguridad, GRACIAS!

Que bello y sereno se encuentra el mar! Aquella esmeralda escondida en sus profundidades que tan gentilmente desea abrigarme y acariciarme con su luz, me atrae, me llama, parece cantar para mi, pronunciar mis nombres... pierdo la consciencia material para abrir las puertas de la eternidad.
Suaves y dulces delfines me reciben de los brazos de mi Guardiana Viento y sus hermosas hermanas. Despacio, con calma, siento el agua cálida y el sol fuerte y penetrante brillar. Hermandad del Sol, Hermandad femenina de Sirio, despertad las aguas de la consciencia de la eternidad. En tu calma yo encuentro fuerza, en tu serenidad despierto mi centro y estabilidad, mientras que en tu brillo esmeralda mi sol refugia tu sol, y soy agua esmeralda, soy la tierra de la profundidad del océano, soy el fuego del sol en su reflejo bajo el mar y soy el aire que levanta la espuma de Afrodita.
Continúo respirando por mi corazón para dejar danzar a mi alrededor a las ninfas y delfines bajo el agua. El portal es tan blanco, tan brillante, tan tierno... me abraza en su calidez. Respiro, respiro paz, respiro mi corazón, el tuyo respira bajo el agua de mar verde esmeralda? Respira las ninfas de las aguas venecianas, siente la góndola mecerte sobre el agua y deja que el silencio de verde sereno penetre tu corazón, encontrarás quizás, como yo, como los jugueteantes, que es mas hermoso dejarse acunar que tenerse quieto y controlar.
Jugueteantes de las olas que controlan sus andares sobre las aguas de sus lágrimas y emociones, cuan desesperante es bloquear y cuánta energia se pierde en retener las emociones que libremente podrían nadar. Tan libres serían las aguas de sus ojos que podrían finalmente encontrar la quietud de la esmeralda, el secreto bajo el agua, que algunos sólo se atreven a experimentar sobre una góndola para nada romántica.
Con nuestra humanidad temerosa solemos pensar que enloqueceremos ante emociones muy fuertes angustiantes, a veces pasionales, a veces la pérdida de un ser querido nos aproxima a la mayor espiritualidad: entender que la vida es un ciclo que termina... para luego renacer. El fin es un elemento angustiante, la muerte es desesperante, las despedidas provocan un “mar de lágrimas” y el canto de las sirenas te transporta a tu mayor profundidad emocional.

Dancen Diosas del Mar, Madre de Teseo, enamorada de Poseidón, amor fatal y fértil encuentro entre el Espíritu sereno y fuerte y la encantadora humanidad. La humanidad es un misterio porque se desconoce a sí misma y su hermoso poder de cambiar y avanzar.

Comprendo las dificultades porque soy una mas, una humana mas por eso sé que de la mano del amor compasional no se enloquece ante las emociones drásticas y traumáticas, que de la mano de la sonrisa amorosa de una compañera/o no se desespera y si te dejas abrazar por las hermosas Diosas del mar ellas te llevarán hacia el encuentro con la propia serenidad, con el portal tan blanco y tan fugaz que en ese segundo deberás entrar para ponerte en contacto con el secreto del mar, que une tu corazón y despierta en esmeralda la posibilidad de sanar tus emociones y comprenderte cíclico... cíclica...

He visto los bloqueos como látigos contra la paz, he visto el control como látigos a la energia de quien quiere ser libre para sonreir, llorar, gritar o decir la verdad y cómo las palabras pueden provocar la esclavitud de la armonia, encerrando el canto de las Diosas en una caja vacía y triste. Bloquear las emociones y volverse controlador impidiendo la independencia ajena o la libertad de expresión colapsa y expulsa a quien decide ayudar. Son golpes al aura que se rompe y se desarmoniza perdiendo energia hasta que quizás alguien decida explotar y encauzar su energia hacia la bronca, la ira y el enojo. Si esa persona es pequeñita, es un niño, ese niño crecerá con rencor y no verá el momento de poder marchar lejos para sin darse cuenta repetir las escenas del error, si tiene suerte y el alma lo lleva a encontrar una salida, su espíritu lo conducirá al sendero del alma oscura para sanar.
He sentido la armonia de las sirenas del mar, he sentido el canto de las ninfas y he visto brillar el esmeralda con el sol radiante y la vista del castillo con el hermoso verde de los bosques poblados en las montañas triestinas.

 He descubierto que las aguas de romance no se ven con los ojos, se sienten en la esmeralda, es el enamoramiento del ser con el Espíritu, son lágrimas de emoción humana por sentir la unión con la belleza de la Tierra. He comprendido que las olas de amor natural, puro, que fluyen en el latir, que surgen de corazón a corazón unidos al cielo y la tierra son olas surgidas de las aguas del romance que dan lugar al encuentro de almas evolucionadas para compartir el paso en la tierra dar alegría, unión, esperanza y sí... llevar el mensaje y la magia.

Hijas del Viento! Diosas del Agua! Guardianas de la Misteriosa Esmeralda! Hijas de los Dioses! Despierten su poder e inunden de su bruma a aquellos que se lastiman y lastiman.
Canto del agua! Serenidad y paz! Levántense con el viento y toquen el corazón de quienes caminan sus costas y sus fauces verdosas.
Entren en el sentir, el alma y desplieguen su poder en cada ser que se aproxima hasta que una lágrima de amor brille en sus miradas.

Es mi trabajo de amor incondicional a mi planeta, comenzamos con el Elemento Tierra en Barcelona, continuamos ahora con el Elemento Agua en Venecia y Trieste, Seguiremos con el Aire en Madrid...

Yo soy Lusk Gurumay y a ti me entrego mi Diosa misteriosa, a ti mi Madre Tierra a llevar mi mensaje y despertar tu energia danzante en cada ser que se aproxime. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

LA MISION ESPIRITUAL

ENTREVISTA A ESPIRITU DEL LOBO

CUENTA REGRESIVA