CRONICAS MADRILEÑAS

El Despertar de la Serpiente





Esta vez, después del viaje a Madrid y el increíble Ritual a la Diosa Escorpión e Isis no puedo dejar de volar con mi mente y mis sensaciones. Vuelvo una y otra vez a revivir aquellos tan mágicos momentos donde el compartir la amistad nos envolvía a todos en una gran luminosa energia. Era Ella quien nos transportaba a todos por el tiempo y el espacio para poder vernos reflejados en alguna època de Egipto, o quizás era un símbolo de lo que sucede ahora mismo, de los mismos sentimientos y posiciones actuales en la vida que llamamos real. El ritual fue realizado en todo momento todo el tiempo desde que bajé del avión y busqué la salida hasta que volví a despegar de regreso a Holanda, pero como está sucediendo en cada uno de estos puntos cardinales viajeros al llegar al país que me acoge con amor todo es diferente. Viajo tres días pero como el tiempo es en realidad diferente y el inconsciente es atemporal parezco salir de una dimensión desconocida que me hace sentir que en verdad me fui siglos y regresé al mismo tiempo que había dejado. Tomo un avión que me mete en un portal en el cual el tiempo es tan acelerado que pasan demasiadas cosas y cuando regreso todo ha girado como dentro de un torbellino que quita y reordena, produce, crea y rearma... todos me miran y siguen igual... menos yo.

"Tengo ganas de brillar"  dice la canción que escucho y sí, tengo ganas de brillar y mostrar esa explosión de pasión que se ha despertado en mi gracias a los intensos escorpiones quienes tan decididos en su luz y su oscuridad se muestran solventes ante las órdenes de Isis. Nos dejamos envolver por la intensa sensación de tener siete escorpiones subidos y moviéndose por nuestros cuerpos. Fue difícil para mi sentir estos escorpiones tan grandes, tan fuertes, y por sobretodo imparables, decididos en su camino, sin escuchar nada, sin detenerse por nadie.... subiéndose y creciendo en mi cuerpo y por fuera de èl. Antes del viaje les pedí bajo la voz de Isis que me condujeran hacia el encuentro con mi propia divinidad, el poder divino expresado en mi persona y el verdadero sendero del amor espiritual. Los dejé crecer en mi, los vi actuar y así perdí el miedo cuando se transformaron en 7 príncipes de la luz en sus planos mas elevados.  Entonces, supe que estaba lista para llevarlos conmigo donde fuera. Asi, llegué a Madrid junto con dos grandes almas de luz cuyas misiones son tan fuertes y bellas que me siento honrada de darles la mano a Momo y Javi. 

Llevamos risas a nuestros hermosos amigos, sanación en las consultas, prestamos el cuerpo a hermosos ángeles, ninfas, hadas, diosas.... al sol y la luna y finalmente el rito sagrado en la noche del Sábado. 

La Diosa al ser reconocida siente amor, pasión y entrega porque siempre brillará la luz si la enciendes tú dentro de ti o si dejas que te la enciendan. Hay estrellas en el cielo que se iluminan con su propia vida y consciencia, estrellas mutantes que envían un rayo especial a diferentes espacios y tiempos para poder tomar una forma mas etérica o mas material dependiendo del espacio. Por suerte, estas estrellas existen porque entonces se transforman en cantidades infinitas de escorpiones asi es como me doy cuenta, escribiendo este texto, de un nuevo plano de aquello que en mi también se abre como poder personal. A mi es a la primera a quien le afecta (positivamente) este mismo trabajo, por eso no puedo decir mas que gracias a todos los presentes y a todos los pacientes, porque gracias a ustedes que vienen, confían, buscan, se presentan, yo puedo estar días enteros siendo una divinidad y transmitiendo su palabra, su encanto, su magia, aquello que transforma. Gracias a quienes vienen al rito yo despierto en mi aquello que entrego a todos ustedes. Debo prepararme durante semanas y descubrir la divinidad que voy a trabajar, sus aspectos, sus pasiones, sus miedos y hacerla trascender, porque todo aquello que aparece tiene que ver conmigo y finalmente cuando estamos todos juntos la energia de todos se multiplica por el infinito y asi nos sentimos desde el universo hasta el final en esta expansión y contracción en la cual vivimos eternamente. Yo vivo eternamente en ti y tu en mi. Asi, descubro en este nuevo insight que Yo Soy el Escorpión. Yo Soy la Diosa Escorpión. La estrella toma forma de escorpión que no le teme a nada, que sabe meterse dentro de la arena y pasar sin agua y sin comida días y noches. Yo Soy el Escorpión que resiste el calor intenso, que mira el sol con ganas de mas calor. Yo Soy el Escorpión que despierta el calor del desierto bajo el frio holandés. Yo Soy el Escorpiòn que sabe perfectamente cuàl es el camino a recorrer y puedo dirigirme a mi misma con mis alas abiertas de Cóndor del Sur hacia el encuentro con mi propia divinidad y expandir esas alas volando por Europa para encontrar mi águila compañera. Nos entendemos a lo lejos porque sin tiempo ni espacio terrestre se crea y queremos amor. Por eso, puedo repetir... Yo Soy la Diosa Escorpión que ama la intensidad, que es tierra y es cielo, que conecta el centro del amor de la Diosa en el espacio y dentro de sí misma. Yo soy la Diosa Escorpión que da el aire de vida a quien decide sanar. Yo Soy La Diosa Escorpión que me doy vida a mi misma. Yo Soy la Diosa Escorpión que envuelve tus noches en ese poder mágico de la voz en el silencio. "Estoy cerca" - dice Ella, "Vivo eternamente en ti". 

Así, desperté mi poder personal yo misma y entiendo que el miedo a los escorpiones era miedo a las decisiones firmes que no tienen vuelta atrás, que ellos no son agresivos sino que dirigen y conducen en silencio y sòlo hay que seguirlos porque llegará el momento perfecto con naturalidad. El veneno de los escorpiones no es otro que el que nos pinchamos a nosotros mismos al no reconocer que ese deseo de pasión y conexión vive y late en nosotros. Sin decisiones firmes hechas desde nuestros verdaderos deseos y necesidades personales estamos en aquél lugar en el cual hay pérdida de energia, hay tristeza, hay espacios falsos de completud en el cual internamente siempre sabemos que estamos esperando algo mas. Aquella señal fue dada y gracias a mi misma por escucharme y seguir esas señales. Gracias a mi Madre Tierra por regalarme lo mas preciado para mi. Gracias a la Diosa por hacerme mujer deseo tan intensamente abrirme mas a Ella y ser digna de ser su mensajera en toda su belleza, en todo su encanto, en todo su poder mágico, en todo su amor y con total entrega apasionada a Ella, mi Gran Señora de los Mil Nombres. 

Mi vida es abundante y agradezco a todos los que me han traido y llevado por el camino del mundo, creando preciosuras y llegando al èxito. Gracias por tanto.

La Diosa desplegó sus alas en Madrid, despertó su pasión y encendió la serpiente que ahora comienza a reptar tan llena de amor que colma de néctar todo su andar. Ella dice: gracias a quienes saben abrazar al escorpión sin miedo, a quienes aman su pasión y se entregan al amor, a quienes abrazan su calor y se funden en vez de quemarse, a quienes no tienen miedo de perder el control dentro del encanto de su Magia.

Gracias.

Los espero en Barcelona del 11 al 13 de diciembre para el Ritual "Encuentro con el Santo Grial: amor y sacralidad"


Lusk Gurumay
www.luskgurumay.com 




Comentarios

Entradas populares de este blog

LA MISION ESPIRITUAL

ENTREVISTA A ESPIRITU DEL LOBO

CUENTA REGRESIVA